El reto de la competencia de Alfabetización de Adultos XPRIZE: cambiar cómo aprendemos en el mundo

El reto de la competencia de Alfabetización de Adultos XPRIZE: cambiar cómo aprendemos en el mundo

MIAMI - JUNE 16:  English language students listen to their teacher Susan Squires at the English Center June 16, 2006 in Miami, Florida. The school holds adult education classes that include English language classes for people who have immigrated to the United States. U.S. President George W. Bush recently said, ?Part of the greatness of America is that we've been able to help assimilate people into our society... And part of that assimilation process is English. I believe this: If you learn English, and you're a hard worker, and you have a dream, you have the capacity from going from picking crops to owning the store, or from sweeping office floors to being an office manager.?  (Photo by Joe Raedle/Getty Images)

MIAMI – JUNE 16: English language students listen to their teacher Susan Squires at the English Center June 16, 2006 in Miami, Florida. The school holds adult education classes that include English language classes for people who have immigrated to the United States. U.S. President George W. Bush recently said, ?Part of the greatness of America is that we’ve been able to help assimilate people into our society… And part of that assimilation process is English. I believe this: If you learn English, and you’re a hard worker, and you have a dream, you have the capacity from going from picking crops to owning the store, or from sweeping office floors to being an office manager.? (Photo by Joe Raedle/Getty Images)

Nota del editor: Peter Diamandis es presidente ejecutivo de laFundación XPRIZE. Jeb Bush es exgobernador de Florida, aspirante presidencial republicano y fue presidente honorario de XPRIZE. Las opiniones expresadas en este artículo corresponden exclusivamente a sus autores.

En uno de los países más ricos del mundo, en la Era de la Información, y a medida que nos abrimos paso a un futuro de abundancia, hay 36 millones de adultos que no leen a un nivel siquiera equivalente al de un niño de tercer grado. De todos estos adultos, más de 19 millones no tienen al inglés como su idioma principal y su dominio del inglés es limitado. Dos tercios de estos adultos son latinos, y esa cifra sigue creciendo.

Estos adultos no cuentan con las habilidades y las herramientas necesarias para participar en este futuro, apoyar el éxito de sus hijos en la escuela, involucrarse en sus instituciones gubernamentales o cívicas, obtener empleos calificados o garantizar a sus familias salud y seguridad. Un bajo nivel de alfabetización está fuertemente relacionado con resultados sociales negativos, incluyendo una mala salud y una eficacia política percibida baja. Y no son sólo las personas las que sufren. Un bajo nivel de alfabetización le cuesta a Estados Unidos aproximadamente $225.000 millones en productividad perdida e ingresos fiscales, y agrega unos $230.000 millones a nuestros costos anuales en atención médica.

Por estos motivos, la alfabetización es importante. La alfabetización genera oportunidades económicas, respalda la autorrealización, permite la participación cívica, y rompe con el ciclo de pobreza que ayuda a nuestros niños a poder triunfar.

¿Cómo es que aún no hemos resuelto este problema? Ciertamente, hemos intentado pero con éxito limitado. Los institutos de formación superior, bibliotecas, escuelas y organizaciones sin fines de lucro organizan gran cantidad de programas de alfabetización en todo el país, brindando sus servicios a unos 2 millones de adultos al año. Estos programas generalmente son presenciales, por lo cual los adultos van a clases, se sientan con otros estudiantes o participan de clases personalizadas y aprenden a leer.

Este modelo es de la vieja escuela. Requiere de aulas y profesores. Requiere que los adultos viajen y reserven horas de su agenda semanal en horarios ya estipulados, tengan que buscar alguien que cuide a sus hijos y cambien sus horarios de trabajo. Y es imposible que este modelo pueda ampliarse hasta el punto de satisfacer las necesidades de decenas de millones de adultos que precisan ayuda.

El mundo ha cambiado. No podemos esperar que un modelo de aprendizaje que fue desarrollado durante la Revolución Industrial nos sirva hoy en día. La tecnología ha revolucionado el modo en el que hacemos casi todo, desde trabajar hasta pagar nuestras cuentas, comunicarnos, ser voluntarios o asociarnos. Y esto puede y debe cambiar el modo en el cual abordamos el problema del bajo nivel de alfabetización también.

Ya conocemos bien la interacción entre educación y tecnología. El mercado de la tecnología educativa para niños está creciendo exponencialmente y se supone que se convertirá en un mercado de unos $40.000 millones en los próximos años. Podemos incentivar el mismo crecimiento exponencial en el área de la tecnología educativa para adultos.

En los últimos años, muchas organizaciones han reconocido el potencial que tienen las tecnologías emergentes, y los dispositivos inteligentes en particular, para influir positivamente en las habilidades de lectura y escritura de los adultos, principalmente porque una gran cantidad de personas cuenta con dispositivos inteligentes, que son económicos y móviles; porque los alumnos adultos ya están familiarizados con las interfaces de usuario de estos dispositivos y porque este tipo de dispositivos permite una accesibilidad las 24 horas, todos los días.

Podemos hacer que la tecnología se ocupe de este problema tan generalizado pero tan poco conocido. Podemos reunir a innovadores, profesores, desarrolladores, académicos, hackers y creativos especializados en juegos para que concentren su energía y especialización en este desafío, poniendo a trabajar el poder del mercado para generar un cambio en diez millones de adultos en Estados Unidos y cientos de millones en todo el mundo.

Por eso, XPRIZE, en asociación con la Barbara Bush Foundation for Family Literacy y Dollar General Literacy Foundation, lanzan lacompetencia de Alfabetización de Adultos XPRIZE por $7 millones. Los equipos que compitan crearán aplicaciones para alfabetización (para angloparlantes nativos y para quienes deseen aprender inglés), que impulsen la educación de adultos en el siglo XXI y más allá. Deberán ser soluciones móviles e inteligentes que permitan a los alumnos adultos aprender más y mejor de lo que jamás imaginaron.

Este premio incentivará un cambio paradigmático fundamental en el modo en el que abordamos el aprendizaje de los adultos: colocar las herramientas de aprendizaje en las manos de quienes más las necesitan, para que puedan aprender en cualquier momento y lugar.

En este futuro brillante de abundancia que nos espera, todos debemos tener el poder de participar, explorar, crecer y triunfar. A través de la alfabetización.

Por Peter Diamandis y Jeb Bush