http://bleplus.com/wp-content/uploads/2018/05/Conversacion-624x374.jpg
SHARE

A veces, es difícil conectar con alguien, sobre todo cuando se trata de una persona a quien acabas de conocer. Sin embargo, gran parte del éxito que tendrás en la vida dependerá de tus habilidades comunicativas y tu capacidad para conectar con los demás. De hecho, “la forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos determina la calidad de nuestras vidas”, afirmó Anthony Robbins.

¿Cómo conectar con alguien?

1. El cerebro capta y procesa las señales sutiles de la comunicación

“Lo más importante en la comunicación es escuchar lo que no se dice”, dijo el filósofo Peter Drucker. Mientras hablas, tu subconsciente se mantiene alerta para comprobar si tu interlocutor está interesado en tu discurso o no. Es una especie de mecanismo de defensa para que no te avergüences. Tu cerebro toma nota de todo, desde el lenguaje corporal hasta los gestos y las palabras de la otra persona.

Por eso, para conectar con alguien, es fundamental que cuides tu lenguaje corporal. No desvíes la mirada por más de unos segundos ya que su cerebro captará ese detalle y lo asumirá como que no estás interesado en la conversación, rompiendo toda conexión posible. Al contrario, prestar atención hará sentir a la otra persona importante y será una inyección de confianza. Pequeños detalles, como inclinarte ligeramente hacia adelante mientras estás sentado, asentir con la cabeza cuando estés de acuerdo con lo que dice o mantener los brazos relajados, jamás cruzados a la altura del pecho, le enviarán a tu interlocutor la señal de que quieres conectar.

2. No hagas que el discurso gire a tu alrededor

Si acabas de conocer a una persona y esta comienza a hablar, no la interrumpas. Algunos creen que al interrumpir la historia y relacionarla con su experiencia es una buena estrategia para facilitar la conexión emocional. Es cierto, pero debes aplicar esta estrategia con moderación porque si exageras puede llegar a ser muy frustrante y romper cualquier vínculo. Recuerda las palabras de Jedd Daly: “Dos monólogos no hacen un diálogo”.

No puedes forjar confianza con alguien si esa persona percibe que cada vez que comienza a hablar, vas a intervenir. No solo interrumpes su discurso sino también el flujo emocional de la conversación. Es aún peor si intentas hablar continuamente de ti ya que dará la impresión de que eres una persona egocéntrica a la que no le importa su interlocutor.

3. Préstale atención a los comentarios de relleno

Mark Twain dijo que “podemos descubrir el carácter de un hombre por los adjetivos que usa habitualmente en sus conversaciones”. En este sentido, abusar de los comentarios de relleno es una de las maneras más directas para decirle a la otra persona que no te interesa su discurso. Cualquier monosílabo puede convertirse en un comentario de relleno, como “sí”, “genial” o “interesante”.

Estos comentarios se suelen usar para fingir que uno está escuchando, y pueden llegar a ser bastante obvios y molestos. Todos lo hacemos en ciertas circunstancias, pero si queremos conectar con una persona, simplemente debemos practicar la escucha activa, lo cual implica estar plenamente presentes.

4. No pretendas saberlo todo

Cuando hablamos con otros, sobre todo si es un desconocido, queremos causar una primera buena impresión, para lo cual solemos echar mano de nuestros conocimientos. El problema es que podemos terminar pareciendo un acosador intelectual.

Es mucho mejor ser auténticos, hablar de lo que sabemos y reconocer lo que no sabemos. La ansiedad por causar una buena impresión a menudo tiene el efecto contrario. Además, reconocer lo que no sabes es sinónimo de humildad. Y se ha demostrado que nos suelen caer mejor las personas que cometen pequeños errores que aquellas que se dan el aire de sabelotodos.

5. Imita los movimientos de tu interlocutor

Cuando conectamos emocionalmente con alguien, sin darnos cuenta, sincronizamos nuestros movimientos. La clave radica en que nos sentimos tan conectados con el discurso que también imitamos sus movimientos.

Por eso, un truco sencillo para conectar de manera más rápida con tu interlocutor consiste en imitar algunos de sus movimientos, para facilitar la sincronización emocional. Mantente atento a sus movimientos corporales y replícalos con sutileza.

Fuente: rinconpsicologia

Ads

Bleplus es gratis gracias a los anunciantes

Publicaciones + populares

No review box found! Insert a valid box ID.

. .
SHARE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.